martes, 30 de noviembre de 2010

De la Fueva al Tubo en moto

El día 30 de noviembre de 1929 nació mi padre. Haciendo cuentas resulta que ayer cumplió 81 años. El sábado pasado fuimos juntos a Sallán y le compré como regalo de cumpleaños unas discretas y cómodas zapatillas Paredes que le iban de primera.  Mi padre es un gran andarín.

En esta foto tendría unos 20 años. Era la foto oficial que enviaba a sus novias. Hoy todavía la lleva en la cartera. Si alguien me hubiera hecho un retrato así lo tendría como imagen en mi perfil de facebook. Pero ahora ya no hay fotógrafos como los de antes. Y aunque los hubiera, tampoco sabría posar como lo hizo mi padre ese día. Y además tampoco tengo cuenta en facebook. Igual algún día le pido permiso, o no, y me abro una cuenta con su foto. Luego abriría otra cuenta con mi verdadero yo y me haría amigo suyo.



A mi padre le gustaban las motos. Y se le daban bien. Una vez ganó una carrera en Tierrantona y le dedicaron la siguiente coplilla: 

Actividad en la curva
Velocidad en la recta
Ha confirmado Ramón
Ganador con la Montesa

La última moto que tuvo, ya tenía el 124, fue una Ossa de pequeña cilindrada. Recuerdo que le pinte el depósito, a brocha, con la bandera americana. La llamaba "la Harley". La destrocé haciendo motocros en la huerta Maza.

Una de las historias que siempre le pido que me cuente, sobre todo cuando le acompaño en alguna de sus caminatas,  es la de cuando estuvo hospedado en una pensión del Tubo en Zaragoza. Tenía el trabajo mas alucinante que uno pueda imaginar: trabajaba como chofer de un agente de seguros. Pero lo curioso del caso es que el vehículo que conducía no era un coche. Era una vespa. Y el agente de seguros tenía la particularidad de que era enano. El hombre, con su trajecito impecable, viajaba de pié agarrado al manillar entre los brazos de mi padre. No me cabe ninguna duda de que si Buñuel o Berlanga, por ejemplo, hubieran presenciado tan singular escena la habrían incluido ipso facto en alguna de sus  películas. Puro neorrealismo.

8 comentarios:

  1. Creo acordarme de la Ossa. También de los discos de Queen. Un saludo. Javi

    ResponderEliminar
  2. Felicidades aunque sea con retraso. Yo tengo un cuñado que vive en Charo, encima de Tierrantona que también le encantan las motos de trial y patear (aunque este con la escopeta en la mano) debe ser el aire de por ahí o esa carne tan cojonuda que tienen.... Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Ya lo veo a veces caminando por las afueras...de su descendencia esta claro que la "astilla" motera, ha sido tu hermano Domingo y no tu Ramón.
    jaja


    saludos

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por los 81.
    Me da la risa imaginar a tu padre con la vespa llevando al agente de seguros enano. Que tiempos aquellos! como ha cambiado todo! Demasiado.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades con retraso.
    Es fácil imaginar algún traslado "oficial", en la plaza España, aunque la imagen se me viene en blanco y negro.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por vuestros comentarios y felicitaciones que transmitiré a mi padre.

    Javi: Hasta puede que probaras la Ossa.

    Fernando: ¿De que casa es tu cuñado? Mi padre es de casa Buil de Charo.

    Manu: Si Manuel, lo de las motos no era para mi. Jeje.

    Sr. Orni: A mi me pasa lo mismo. Es una situación tan surrealista.

    Chema: A ver si te veo un día de estos y me cuentas algo mas de tu viaje. Aunque en tu blog has ido haciendo una buena crónica y con execlentes imágenes.

    ResponderEliminar
  7. Muchisimas felicidades a tu padre.
    Desde luego la escena es...jajaja. No he podido evitar imaginarme a rompetechos entre los brazos de tu padre en la vespa.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Javi. Me alegra saber que os ha hecho sonreir esta historieta.

    ResponderEliminar